Shakira, La Reina Latina

entrevista-1Nombre: Shakira Isabel Mebarak Ripoll.
Nació: 2 de febrero de 1.977
Lugar: Barranquilla (Colombia).
Signo: Acuario.
Altura: 1,50 metros.
Peso: 48 kilos.
Número de pie: 35.
Sello(s) discográfico: Sony BMG Music Entertainment Epic Records.
Género : Pop/Rock.
Comida preferida: La árabe, los mariscos, chocolates.
Color: Negro.
Música preferida: Merengue y salsa.
Cantante preferida: Janis Joplin, Carole King y Cindy Lauper.
Actor preferido: Hugh Grant.
Aroma: La vainilla.
Ropa: Informal.
Perfume: Issey Miyake y S by Shakira.
Flor favorita: La que me regalan con sinceridad (margaritas, girasoles, rosas blancas…).
Su banda favorita: U2.
Un hobbie: Trabajar la arcilla.
Instrumentos que ejecuta: Armónica y guitarra.
Sus defectos: Ser despistada, un carácter fuerte, ser perfeccionista e impuntual.
Sus virtudes: Ser amable, paciente con los fans, terriblemente fotogénica, tener manos delicadas y una sonrisa radiante.

Pocas veces una artista ha conseguido unir tan rápidamente el mundo de la música hispana y anglosajona. Exigente consigo misma, leal y soñadora, Shakira es la perfección, la pasión y el sentimiento unidos en cada una de las letras de sus canciones, en cada movimiento de sus caderas, en cada acorde de su música y, además, ahora le gusta el fútbol.

Colombiana de nacimiento, universal de adopción. Shakira Isabel Mebarak Ripoll es una de las artistas más importantes del panorama musical del siglo XXI. Nació en Barranquilla (Colombia) el 2 de febrero de 1977 y su carnet dice que es cantautora de profesión, arreglista, compositora, productora, coreógrafa, actriz y bailarina. Hija de William Mebarak, de origen libanés y de Carmen Ripoll Torrado (colombiana de origen catalán e italiano), despuntó de muy pequeña como artista. Es la menor de ocho hermanos. A los ocho años empezó a escribir y componer canciones, aunque en el coro del colegio la rechazaron a los diez años porque su tono de voz hacía que sobresaliera entre el resto de compañeras. Ironías del destino, decían que sonaba como una cabra. Su vibrato era tan fuerte que sólo cantaba ‘solos’.

Además de la voz, Shakira (cuyo nombre en árabe significa ‘llena eres de gracia’) es hábil maestra en la guitarra, la armónica y la batería. Su estilo musical ha ido pasando por diferentes etapas y han sido necesarias muchas horas de terapia para que la artista acabara aceptándose tal y como es. Al principio de su carrera no se gustaba, no le gustaba su físico, y ahora es uno de los elementos que mejor sabe explotar.entrevista-2

Su relación con el mundo que nos ocupa, el del motor, hay que buscarla en la marca española SEAT, de la que es embajadora y principal protagonista en varias de sus campañas comerciales. El apoyo de la firma de automóviles a las giras de Shakira y a las actividades de la asociación Pies Descalzos (dedicada a ayudar a los niños colombianos víctimas de la violencia) son constantes y su unión es más fuerte que nunca. Su última gira lleva el sello de SEAT.

Pero no sólo canta, va en coche, baila, escribe y compone. Su último disco, y título de la gira que inició en septiembre en Canadá, se llama Sale el Sol y ya es todo un éxito, pero seguro que aún nos suena mucho más la canción del pasado Mundial de Fútbol en Sudáfrica: el Waka Waka. Pero conozcamos un poco más a esta joven de 33 años cuya máxima ilusión es hacer felices a los demás. Su cuerpo y sus movimientos sensuales la delatan, aunque ella se considera una chica muy normal.

¿Cómo se definiría usted?

Soy cariñosa, atenta, con sentido de humor. Me considero una persona muy normal con una vida aburrida, sigo saliendo con el mismo novio desde hace años y no soy nada juerguista. Soy una chica de Barranquilla enamorada del mar, con sal en la ropa y humedad en la piel. Me encanta el pescado frito y el mango con sal y estoy atenta a cada momento de mi vida. Amo la música y a veces pienso que estoy condenada a cantar toda la vida. Soy una persona que tiene las pasiones y los deseos y los sueños propios una mujer, así de simple. Diría que soy muy mujer. Creo que la mujer tiene una visión de águila para las cosas. En general, tenemos una gran capacidad de entrega en el trabajo y somos capaces de distribuir nuestro tiempo y nuestras energías en millones de cosas. Queremos ser buenas madres, buenas compañeras, buenas hijas, buenas trabajando…

¿Cómo empezó todo?

Simple. Con una grabadora portátil, como esta de la entrevista, donde grababa mis melodías, y un cuaderno donde escribía mis letras, aunque creía mucho en lo que hacía. Mis primeros trabajos no le gustaron a todo el mundo, pero de alguna forma esos rechazos son experiencias que me hicieron más fuerte. Desde muy pequeña soñé con todo esto, siempre creí que llegaría muy lejos con mi música. También mis padres me transmitieron mucha confianza y jamás me hicieron creer que era imposible. Si a esa altura tus padres no creen en ti la cosa se pone difícil, ¿no? De esa época creo que saqué una máxima: Tengo que aceptar todas las críticas, ya que son distintas opiniones.

¿Le resulta fácil encontrar la inspiración para sus letras?

entrevista-4Tan sólo necesito tiempo. Tengo imaginación y escribo sobre las cosas como si fueran autobiográficas. Cada etapa de la vida te da motivos para contar algo. De hecho, hace unos años, las bolsas de los aviones se habían convertido en mis blocs de notas preferidos… Ahora ya tengo mi Blackberry y todo ha cambiado un poco.

¿Se considera una persona capaz de dar oportunidades a los demás?

Antes era muy inflexible, ahora ya no lo soy tanto. Creo en las segundas y hasta en terceras oportunidades. Creo que el amor tiene muchas facetas distintas, es dinámico, está en movimiento, siempre cambiante, nunca es algo estático… La sociedad quiere hacernos creer que el amor es como una foto, para siempre, que no cambia. Pero los días y las circunstancias nos van transformando. El amor puede ir creciendo, puede ir superando crisis o quedándose en ellas. Puede ir desmoronándose en cada una de las crisis, o haciéndose cada vez más fuerte. Yo creo mucho en la gente.

¿Se casará pronto?

No…, no todavía. Hay algo de romántico en ser la novia de alguien para siempre, ¿no creen? Me gusta el estado en el que me encuentro. Definitivamente planeo tener hijos, pero no me veo metida por ahora en un vestido de novia.

¿Se considera una persona atractiva, o es demasiado exigente consigo misma?

A veces se nos olvida que la felicidad también puede estar en dejarse ir, en aceptar, y en equivocarse. Yo, con el tiempo, me he vuelto mucho más flexible. Me acepto mucho más, a mis equivocaciones y a mí misma, y eso también ayuda a aceptar mejor los defectos de los demás. Cuando eres muy dura contigo misma, tiendes a juzgar a los demás con la misma exigencia. Vivir es también entender al género humano e ir aprendiendo que no es necesario poder con todo, que estamos hechos de carne y hueso y que fallamos más de lo que acertamos.

¿Es cierto que empezó a ir a un psicoanalista hace años para mejorar?

entrevista-3Sí, fue en el 2001. Me ayudó mucho en todos los aspectos de mi vida, desde mi imagen hasta las relaciones. Es increíblemente liberador pasarte una hora hablando con alguien sin preocuparte de cómo suenas. Se trata de entenderte a ti misma. En toda esa década me pasé más tiempo preocupándome de lo que carecía que pensando en lo que tenía. Siempre deseaba ser más alta, tener las piernas más largas, las caderas más delgadas, un trasero más pequeño e incluso el pelo más liso. Soy como todas las mujeres… nacidas para criticarnos a nosotras mismas. Ahora me siento conforme con mi imagen. Siempre aspiramos a ser mejor, a tener mejores hábitos alimenticios… Yo soy muy adicta al chocolate, tengo que confesarlo. No ha pasado un solo día de mi vida sin que coma algo dulce. Necesito el azúcar. Pero obviamente me cuido, aunque en eso no sea muy disciplinada.

¿Es duro cuidarse para tener su figura? ¿Se ha pesado últimamente?

He entrenado todos los días, ya sea corriendo, haciendo gimnasia, trabajando o bailando. No me he subido a una de esas cosas de pesar en más de un año, pero sé que mi cuerpo está más ligero porque he esculpido mi trasero y mis caderas…

¿Es el movimiento de caderas una estrategia aprendida?

Qué va. Tenía cuatro años cuando me di cuenta de que podía hacer esos movimientos de cadera. Me encantaban los ritmos árabes. Los bailaba cada viernes en los conciertos del colegio y cuando tenía siete años me integré en un grupo de danza de vientre para bailar en un restaurante árabe. No sé, me gusta, así que.. ¡a seguir!

¿Se atrevería usted a posar desnuda?

No quiero hacerlo y no tengo por qué. No podría desnudarme. Quizá cuando tenga 40 cambie de opinión. Hace 10 años no podía imaginarme que bailaría con un body ajustado en una jaula dorada. Hoy digo que nunca me mostraré desnuda. Pero nuestras opiniones cambian todo el tiempo. Crecí en un ambiente muy católico. Mi padre tiene raíces libanesas. Crecí en la costa norte de Colombia, donde la vida es muy tradicional. No tengo el suficiente coraje para hacer algunas cosas. No importa lo famoso que llegues a ser, siempre piensas en lo que puedan pensar o decir tus padres o vecinos. Los padres son como tu conciencia. Mi madre vio algunas imágenes antes de la edición de uno de mis vídeos y me dijo: “Dios mío, ¿ésa eres tú realmente?”. A mi padre le pareció muy artístico, así que tengo su bendición. Pero lo del desnudo, ni hablar… En la vida privada, si pudiera, me gustaría poder andar siempre desnuda, como Eva en el paraíso. Parece una contradicción, pero a mí no me lo parece.

¿Cree que con el Waka Waka del Mundial la gente tiene otra idea de usted?

entrevista-5No lo sé. Lo que es cierto es que nunca pude imaginar que iba a empezar a leer los periódicos por la sección de deportes. Si añadimos el Waka Waka a esta receta resulta uno de los periodos más emocionantes de mi vida, sobre todo cuando oí llorar a mis padres por teléfono después del concierto de la ceremonia inaugural. La canción del mundial ha dado grandes satisfacciones, nunca me había pasado una cosa así. Nada más verme, los agentes de inmigración en Sudáfrica se pusieron a cantar el Waka waka y yo a bailar con ellos. Y otro día, en el tráfico, cuando me reconocieron, la gente salió de los coches y rodearon el nuestro bailando la canción. Además, ahora soy una fanática del fútbol. Imagínese, hace poco tuve una conversación de 20 minutos con mi hermano sólo de fútbol. Y la verdad, ¡nunca había hablado con él 20 minutos seguidos por teléfono porque es un todo un lujo!

¿Y lo de rodar un vídeo con Rafa Nadal?

Necesitaba a alguien con quien me pudiera identificar de algún modo. Fue una experiencia muy divertida y Rafa es guapísimo. La verdad es que lo hizo de maravilla.

¿Se considera nómada como los gitanos?

Más o menos. Así es como vivo, sí, soy una nómada. Desde que soy famosa estoy viajando constantemente, lo que es bueno, porque estoy en contacto con otras culturas y tradiciones. Definitivamente soy una gitana. Desde muy niña he estado en la carretera y de ahí la metáfora de gitana.

Canta en inglés y en castellano. ¿Cree que es la clave del éxito?

Los recursos que cada idioma ofrece son diferentes y hay que aprender a usarlos adecuadamente. Pero se puede ser romántico en cualquier idioma. El romance es una condición del ser humano en cualquier lengua y cultura. Por ejemplo, en español tendemos a dar más vueltas a la hora de decir las cosas. Por algo el inglés es el idioma de la publicidad y el español, el de los demagogos. Nuestros políticos dicen grandes discursos y hablan y hablan y al final todos piensa: ‘Qué bien habla, pero ¿qué ha dicho?’

¿La fama es adictiva?

Con 33 años sé que la libertad es el deseo más grande que tenemos los seres humanos: con o sin dinero, con o sin fama, todos queremos estar más allá de cumplir un horario. Lo que hace mal es que la fama se vuelve adictiva, salvo que te des cuenta de que la necesidad de éxito es una enfermedad. Me psicoanalizo para comprender mejor mis sueños. Y porque me gusta entender la raíz de mis reacciones, estar segura de que mi neurosis no se interponga entre mi felicidad y yo.

¿Qué más le puede pedir a la vida?

Tener un reto más todos los días. Así es como de verdad se aprende, trazándose nuevos retos.

¿A qué teme?

Para mí el riesgo más grande es quedarme paralizada.

¿Su mejor aliado?

Soy una fiel creyente de la intuición femenina. De hecho, siempre ha sido mi mejor arma. Y además es mi mejor asesora. Lo cierto es que la consulto antes que a ningún ejecutivo.

¿Qué espera del futuro, cree que ya lo ha conseguido todo?

Pienso que el 50% de mi carrera está completo y el otro 50 creo que es llegar a trascender, ser más que una moda. Que sea recordada.

Como presidenta de Pies Descalzos y embajadora de la ONU, ¿piensa que hacemos lo necesario por los niños?

Uno de los objetivos de desarrollo del milenio de la ONU planteaba que cada niño tuviera acceso a la educación primaria en el 2015. No vamos a llegar, estamos muy lejos de la meta a la que se comprometieron los líderes de tantos países.

No hay ningún comentario todavía.

Deja un comentario